1. “Si bien vivimos en un mundo globalizado, las distancias se vuelven más relevantes”

Esto se puede observar, primeramente, en el hecho de que el COVID-19 ha acelerado un proceso que se estaba haciendo evidente aún antes de la pandemia, en relación a fronteras más restringidas entre países y mercados.

Esto se intensificó con la llegada del nuevo Coronavirus y el cierre de aeropuertos y fronteras, y, consecuentemente, la imposibilidad de viajar y trasladarse con seguridad, tanto a nivel personal como de mercancías. 
Dada esta situación, se está registrando una mayor preferencia por lo local que lo global, particularmente en cuanto al abastecimiento de productos y materias primas.

Estamos viendo empresas a todo nivel mundial afectadas por los obstáculos para recibir sus insumos desde otras geografías, lo cual, previo al COVID-19, era ‘moneda corriente’.

En la nueva normalidad, es muy probable que el aprovisionamiento de productos e insumos, especialmente físicos, se haga desde fuentes mucho más cercanas al mercado final.

Para que analices:
¿Cómo está afectando esta tendencia, o podría afectar, a tu negocio u organización?
Consultanos cómo te podemos ayudar con esta tendencia
Categories: Novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *